text.skipToContent text.skipToNavigation
Inicio El mundo de la relojería

Nuestra dedicación a la precisión

Nuestra dedicación a la precisión

Dado que somos una de las pocas empresas relojeras con relojes mecánicos de fabricación propia, los relojes ORIENT y ORIENT STAR están elaborados con la máxima calidad y precisión posibles.

Diferencias entre los relojes mecánicos y de cuarzo

El funcionamiento de los relojes mecánicos y de cuarzo es diferente, pero cada uno aporta sus propias ventajas y una experiencia distinta a su portador.

Mecánico

El funcionamiento de un reloj mecánico se alimenta únicamente mediante un muelle. Al movimiento de un reloj, que se compone de cientos de piezas, se le llama a veces el “corazón” del reloj. En un reloj mecánico de cuerda manual, el corazón late cuando se da cuerda al muelle manualmente con la corona, lo que le confiere una cualidad única casi humana. El mecanismo es distinto en un reloj mecánico de cuerda automática, donde es el movimiento del brazo del portador el que da cuerda al muelle.

Saber hacer y fiabilidad duradera son los emblemas de un reloj mecánico. Si se cuidan adecuadamente, pueden durar muchos años, lo que los convierte en un legado familiar ideal que se puede pasar y admirar de generación en generación.

Cuarzo

Existen tres tipos diferenciados de relojes de cuarzo, pero todos ellos están alimentados con una pila autónoma. Los relojes de cuarzo analógicos son iguales que los relojes mecánicos en el aspecto de que presentan engranajes para transmitir la energía, pero se diferencian en que la fuente de energía es la pila y que oscila con un cristal de cuarzo para mantener la precisión. Los relojes de cuarzo digitales utilizan un circuito electrónico en lugar de engranajes para transmitir el movimiento. Por último, la fuente de energía de los relojes solares procede de diversas fuentes de luz, que se carga en la célula solar ubicada bajo la esfera. Estos relojes pueden ser analógicos o digitales, y se definen por estar alimentados por una pila o con energía solar.

Funcionamiento de los relojes mecánicos

Todos los componentes de un reloj mecánico funcionan sincrónicamente para crear el flujo de movimiento que, en última instancia, ayuda al reloj a medir el tiempo, de forma que puedas registrar con precisión todos los momentos especiales.

Cuerda manual

Los relojes mecánicos de cuerda manual, ideales para usarlos todos los días o en acontecimientos especiales, empiezan a funcionar inmediatamente tras darles cuerda, y se consigue un funcionamiento óptimo si se les da cuerda a la misma hora todos los días.

Los relojes mecánicos de cuerda manual presentan tres componentes fundamentales que determinan el movimiento. El primero, el muelle, es el responsable de la energía, y se le da cuerda girando la corona lenta y cuidadosamente. La energía procedente de darle cuerda se almacena en el barrilete y se transfiere al segundo componente, los engranajes, que la transmiten a su vez para mover las agujas. Esa misma energía se convierte posteriormente de movimiento rotativo en alternativo mediante el escape, que es el mecanismo responsable de transmitir la energía. Al mismo tiempo, la energía se aplica al tercer componente, el volante, para continuar el movimiento alternativo. El volante oscila de un lado a otro para mantener la precisión. La exactitud temporal se mantiene mediante el espiral, que regula la precisión de marcha del reloj. Las agujas están conectadas al rodaje para indicar la hora del día.

Cuerda automática

Los relojes mecánicos de cuerda automática, también conocidos simplemente como “relojes automáticos”, son ideales para usuarios muy ocupados que lo van a llevar puesto todos los días y que no quieren tener que preocuparse por darle cuerda. El reloj continúa moviéndose siempre que permanezca en el brazo del portador. Se deben llevar puestos durante al menos ocho horas seguidas para proporcionar la medición del tiempo más exacta y presentan una autonomía de hasta 40 horas sin llevarlos puestos.1

Los relojes automáticos presentan tres componentes fundamentales que determinan el movimiento. El primero es una pieza semicircular llamada “rotor”, sujeto mediante un rodamiento de bolas que gira para dar cuerda al muelle por medio del movimiento de la muñeca del portador. El segundo componente es la leva, que utiliza la gravedad para girar sobre un pivote y hace que el rotor gire. A su vez, la fuerza del movimiento del rotor se transfiere al tercer componente, el rochete, que es un mecanismo de cuerda conectado al resto de los componentes. El rochete también hace que el reloj automático sea más voluminoso que un reloj de cuerda manual, ya que se le considera un mecanismo adicional.2

Ventajas de los relojes mecánicos

Energía limpia

Los relojes mecánicos son productos económicos y respetuosos con el medioambiente, ya que no consumen energía eléctrica y sus componentes están hechos de materiales naturales.* Por lo tanto, se trata de productos verdaderamente ecológicos.

Prestigio

Debido a su calidad y belleza, los relojes mecánicos poseen una reputación de prestigio (históricamente, se les ha relacionado con la riqueza, el buen gusto y la cultura).

Calidad

Los relojes mecánicos se paran cuando el portador se los quita o cuando no se llevan puestos durante mucho tiempo. Esto ayuda a preservar la energía e impide que se desgasten los engranajes. Con unos cuidados y un mantenimiento periódicos, un reloj mecánico es una inversión duradera que se puede pasar de generación en generación.

Crea momentos duraderos con ORIENT

1. Fuente: http://forums.watchuseek.com/f2/how-often-do-you-have-wind-hand-wound-mechanical-250806.html

2. Fuente: https://automaticwatchesformen.com/how-does-automatic-watch-work

* Los relojes mecánicos contienen bandas de goma que ayudan a mantener sujetas las piezas. Este componente no se considera natural.